Portal de literatura, contracultura arte música

Category archive

Poemas Sueltos

Se prolonga la vida

EN POR

Se pro­longa la vida,

a razón de un recuerdo por noche,

y me hago de espacios,

como el cirio encendido

en su fúne­bre sombra.

.

Se pro­longa el silencio,

como habi­tante en clausura,

des­pe­jando a la luna del miedo,

Y hay quien luce esta pena,

otor­gando un recuerdo

al mítico tiempo.

.

Chi­nas­klauzz

Acerca de la Soledad

EN POR
ima3

ima3

No es acon­se­ja­ble escri­bir acerca de la sole­dad, la sole­dad no nece­sita con­tarse, la sole­dad no requiere de pres­ti­gios, ni de vani­da­des, ni de ancia­nos olvi­da­dos a su pútrida suerte, ni de jóve­nes embus­te­ros que gimen sus des­gra­cias como pája­ros enjau­la­dos a sus mie­dos. Que nada de eso se te cruce por la mente. 

No es acon­se­ja­ble hablar sobre la sole­dad, la sole­dad no vive del talento, ni de bur­de­les en calle­jo­nes inmun­dos, ni de borra­chos den­tro de habi­ta­cio­nes gri­ses, ni de can­ti­nas flo­tando sobre vómi­tos y mierda, ni de bote­llas vacías, ni de venas reven­ta­das, ni de men­ti­ras que bellos poe­tas lucen. Que nada de eso tenga que ver contigo.

No es impres­cin­di­ble retra­tar a la sole­dad, la sole­dad en si misma no ame­rita retra­tos, ni pen­sa­mien­tos auda­ces. Nada de lo que nos acer­que a la sole­dad tiene que ver con esta cabal­mente. Nin­gún solido esfuerzo que per­ma­nezca en el tiempo, nin­gún poema, nin­guna ame­naza de muerte, nin­gún lamento de fin de semana, nin­guna cama vacía puede pare­cerse a lo que los sui­ci­das nom­bran con dul­zura: sole­dad. Que nada de esto tenga luz.

La sole­dad no esta aquí vagando, ni allá, ni mas allá, ni por aquí den­tro, ni al alre­de­dor, ni afuera. Pero incons­cien­te­mente sabes que eres la cueva per­fecta donde ella habita y eso nada ni nadie lo reme­dia. Nada ni nadie mal­dita sea.

Chi­nas­klauzz

.

Pd.:  Lucho con­tra tu enfer­me­dad M.R. la cosa se pone difí­cil  y es por eso que deje  de lado los ver­sos, las extra­va­gan­cias, las malas his­to­rias, los fan­tas­mas y este que­rido espa­cio que me anima y al que regreso.

Go to ARRIBA