Portal de literatura, contracultura arte música

Category archive

Variedades

El mundo de la belleza

EN POR

En estos tiem­pos de glo­ba­li­za­ción, el mundo de la belleza y el gla­mur se ha empe­zado trans­for­mar hasta alcan­zar carac­te­rís­ti­cas armó­ni­cas inima­gi­na­bles en la gente que se preo­cupa por su ima­gen per­so­nal y que quiere tras­cen­der ante las demás per­so­nas gra­cias a la sus gus­tos y a la moda.

Las épocas donde los esti­los de pei­na­dos y los colo­res que solo eran un tema neta­mente feme­nino se ha expan­dido y se ha inte­grando tam­bién los actua­les gus­tos y ten­den­cias masculinas.

En ese sen­tido y gra­cias a la gran demanda que en estos tiem­pos y que en el futuro se hará de la moda y de los salo­nes de belleza, se hace indis­pen­sa­ble pre­pa­rarse debi­da­mente para empren­der un exce­lente nego­cio que ser­virá para hacer reali­dad tu sueño ado­rado de con­ver­tirte en empresario.

Actual­mente exis­ten muchas ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, de pres­ti­gio y de reco­no­cida expe­rien­cia inter­na­cio­nal por la comu­ni­dad de la belleza que se encar­gan de dotar a su alum­nado de las últi­mas ten­den­cias para una per­fecta capa­ci­ta­ción en maqui­llaje pro­fes­sio­nal.

Es impor­tante saber que este intere­sante nego­cio nece­sita de un esfuerzo con­ti­nuó y dia­rio apren­di­zaje en muchas de las téc­ni­cas y espe­cia­li­da­des den­tro de una for­ma­ción inte­gral que mode­lará tu talento y te hará com­pe­ti­tivo para el mer­cado actual.

Te reco­miendo que no des­apro­ve­ches las ven­ta­jas de un buen cen­tro edu­ca­tivo a dis­tan­cia que te ayu­dará a explo­tar tu talento crea­tivo y sacar pro­ve­cho de tus habi­li­da­des natu­ra­les y artís­ti­cas. Si tus metas son empe­zar un nego­cio intere­sante y muy lucra­tivo, hacer reali­dad tu sueño de mane­jar tu pro­pio salón de belleza, esfuérzate y pre­pá­rate debi­da­mente y serás aquel exi­toso empre­sa­rio de la belleza que el mundo está buscando.

¡Muy buena suerte!

Rupert Murdoch: el hombre del escándalo

EN POR

 

“Mur­doch publica lo que quiere, inde­pen­dien­te­mente de cómo se obtenga la infor­ma­ción y haciendo caso omiso de la res­pon­sa­bi­li­dad aso­ciada al poder que ejerce.”

Larry Flynt — Edi­tor de Revista Hustler

Por Larry Flynt

Uno de los pocos valo­res que com­parto con Rupert Mur­doch es la impor­tan­cia de la liber­tad de prensa.

Estoy seguro de que los dos esta­mos de acuerdo en que es un dere­cho incues­tio­na­ble, espe­cial­mente en una época en la que exis­ten muy pocas liber­ta­des puras en Esta­dos Uni­dos. Esta­mos cons­cien­tes de que, si per­de­mos la liber­tad de expre­sión en los medios, habre­mos per­dido todo. Y quizá lo más impor­tante es que enten­de­mos que cuando se busca pro­te­ger esta liber­tad, se tiene que lle­gar a los límites.

Sin embargo, dife­ri­mos en la manera de for­zar esos lími­tes. Yo pongo a prueba esos lími­tes al publi­car mate­rial con­tro­ver­sial y al pagar a per­so­nas que están dis­pues­tas a expo­ner la hipo­cre­sía polí­tica. Mur­doch, por su parte, pre­sun­ta­mente lo hace al incu­rrir en acti­vi­da­des poco éticas o cri­mi­na­les: inter­ven­ción tele­fó­nica, sobor­nos, coac­ción con com­por­ta­miento cri­mi­nal y trai­ción a la con­fianza de sus lectores.

Si los hechos que se repor­tan acerca de News Corp. son ver­da­de­ros, la com­pa­ñía de Mur­doch no sólo ha rozado los lími­tes, sino que los ha rebasado.

Uno no puede vivir de la liber­tad y de los bene­fi­cios de una prensa libre sin tener en cuenta la pri­va­ci­dad de las per­so­nas. Per­so­nas como Mur­doch y como yo, como cabe­zas de con­glo­me­ra­dos de medios, tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner y res­pe­tar esos lími­tes. Aun­que Mur­doch puede enten­der el sig­ni­fi­cado de lo que hace­mos bajo el para­guas de la liber­tad de expre­sión, fra­casa al no reco­no­cer la res­pon­sa­bi­li­dad que con­lleva la publi­ca­ción de un medio.

En pocas pala­bras, parece que Mur­doch publica lo que quiere, inde­pen­dien­te­mente de cómo se obtenga la infor­ma­ción y haciendo caso omiso de la res­pon­sa­bi­li­dad aso­ciada al poder que ejerce.

Las empre­sas de Mur­doch con­sis­ten­te­mente han publi­cado his­to­rias sobre per­so­nas que no die­ron per­miso para que sus vidas pri­va­das fue­ran dise­ca­das en los medios, y esto es sólo la punta del iceberg.

Los emplea­dos de News Corp. supues­ta­mente con­tra­ta­ron a cono­ci­dos cri­mi­na­les para obte­ner infor­ma­ción pri­vada sobre el ex pri­mer minis­tro Gor­don Brown cuando a su hijo menor le diag­nos­ti­ca­ron fibro­sis quística.

Ade­más, se pre­sume que los emplea­dos de News Corp. con­tra­ta­ron inves­ti­ga­do­res para inter­ve­nir los telé­fo­nos de víc­ti­mas de los ata­ques terro­ris­tas del 9/11 en Esta­dos Uni­dos y del aten­tado con bom­bas per­pe­trado en el metro de Lon­dres el 7 de julio de 2005. Se supone que los emplea­dos de News Corp. le paga­ron a poli­cías para obte­ner de manera ile­gal infor­ma­ción sobre la reina Isabel.

Mien­tras tanto, Roger Ailes, de Fox News (tam­bién pro­pie­dad de Mur­doch), dirige una máquina de pro­pa­ganda bien engrasada.

Así las cosas, parece justo que Mur­doch se haya visto obli­gado a cerrar el tabloide News of the World, que haya tenido que aban­do­nar su apuesta por Bri­tish Sky Broad­cas­ting y que su repu­tación, que nunca fue ejem­plar, haya sido man­chada para siempre.

No importa qué tan ofen­siva o de mal gusto les parez­can a algu­nas per­so­nas la revista Hustler y el resto de mis publi­ca­cio­nes, lo impor­tante es que nadie ha apa­re­cido en esas pági­nas en con­tra de su voluntad.

_____________

Larry Clax­ton Flynt, Jr. Edi­tor esta­dou­ni­dense de la Revista para adul­tos Hustler con una fac­tu­ra­ción anual que ronda los 150 millo­nes de dóla­res. A lo largo de su vida Larry Flynt ha tomado parte en varias bata­llas lega­les rela­cio­na­das con la pri­mera enmienda de la cons­ti­tu­ción de los Esta­dos Uni­dos y se ha pre­sen­tado a la pre­si­den­cia varias veces. Sufre de un tras­torno bipo­lar y está para­li­zado de cin­tura para abajo debido a un intento de asesinato.

Rupert Mur­doch: Mag­nate aus­tra­liano direc­tor accio­nista de News Cor­po­ra­tion y Medios de comu­ni­ca­ción en el mundo recien­te­mente acu­sado de espio­naje tele­fó­nico para obte­ner pri­mi­cias perio­dís­ti­cas.

___________

Fuente: Washing­ton Post

Bin Laden ya no vive aquí

EN POR

 

¿Pero de ver­dad nos cree­mos que Bin Laden había estado viviendo cerca de la capi­tal de Pakis­tán, “rodeado de fuer­tes medi­das de segu­ri­dad”, sin que nadie lo notara?

Viñeta: La muerte de Obama (Vergara)

Por: Juan Car­los Monedero

“Se ha hecho jus­ti­cia”. Bin Laden, un ser humano, ha sido, al pare­cer, ase­si­nado (junto a otras cua­tro per­so­nas más) en Pakis­tán. Eli­mi­nado. Que los muer­tos no hablan. “Se ha hecho jus­ti­cia”, dice el Pre­si­dente de los Esta­dos Uni­dos que, ade­más, es Pre­mio Nobel de la paz. Un hom­bre justo. No con­ve­nía que Sad­dam hablara y fue col­gado. Tam­poco que lo hiciera Bin Laden. Acri­bi­llado. El siguiente en la lista, Gadafi. Deci­sio­nes de hom­bres jus­tos. “Qué Dios les ben­diga”, ter­mina Obama. Los dio­ses y los terro­ris­tas tie­nen la ven­taja de que sólo los ven los que tie­nen fe. Los demás sólo vemos los efec­tos, no las cau­sas. Curio­si­da­des teológicas.

En un país cono­cido como España, donde los prin­ci­pa­les par­ti­dos y los jue­ces prohí­ben a otros par­ti­dos pre­sen­tarse a las elec­cio­nes por su “apo­lo­gía de la vio­len­cia”, la orgía ver­bal que ha desatado el ase­si­nato del ex-agente nor­te­ame­ri­cano Bin Laden no deja de ser otra vuelta de tuerca más en el dis­pa­rate de esta fase deca­dente del sis­tema. Cuen­tos para inge­nuos en un momento de la his­to­ria donde muy pocos están enga­ñando a muchos dema­siado tiempo. ¿Pero de ver­dad nos cree­mos que Bin Laden había estado viviendo cerca de la capi­tal de Pakis­tán, “rodeado de fuer­tes medi­das de segu­ri­dad”, sin que nadie lo notara?

Por el prin­ci­pio de no con­tra­dic­ción, pen­sá­ba­mos que un poco de cohe­ren­cia ven­dría bien para las cosas del pen­sa­miento. Si sabe­mos que en Irak no había armas de des­truc­ción masiva, ¿sig­ni­fica eso que Bush podría ser aba­tido en una acción de comando por ase­sino? Noso­tros sabe­mos que no, pero parece que no es el caso de los prin­ci­pa­les par­ti­dos polí­ti­cos espa­ño­les y euro­peos. Si la vio­len­cia viene de un lado es terro­rismo, cobar­día, vesa­nia. Si viene de otro, ben­dita jus­ti­cia y pon­de­rado uso de la fuerza.

Mien­tras se san­ti­fica por el pro­ce­di­miento express al gran encu­bri­dor Juan Pablo II o se ase­sina, con modos sha­kes­pea­ria­nos a los hijos de Gadafi –por parte, puro Mac­beth, de quien fuera su anfi­trión unos meses atrás-, viene el Nobel de la paz Obama a colo­carse el galar­dón sueco sobre el pecho y, en un momento com­pli­cado por el encum­bra­miento de Guan­tá­namo como el refe­rente mun­dial de la nega­ción de los dere­chos huma­nos, aprieta el gati­llo de su apor­ta­ción al bie­nes­tar del mundo e invita a los infan­ti­les acom­pa­ñan­tes de esta sarta de cuen­tos a con­ti­nuar con la segunda parte del entre­te­ni­miento. Se trata ahora de un poco de san­gre des­pués de la amo­rosa boda real de la Casa de Wind­sor y el más pro­vin­ciano duelo (aun­que con exten­sión por el mundo lati­noa­me­ri­cano) entre el deca­dente Real Madrid y la poten­cia emer­gente Bar­ce­lona. La muerte de Bin Laden es de pelí­cula: “Una boda y nin­gún fune­ral”. Un dife­rente post pri­mero de mayo que se aho­rra pen­sar por qué la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­cana está pro­tes­tando en la calle y a punto de colap­sar. Mien­tras el tea party pro­pone entre­gar a cor­po­ra­cio­nes pri­va­das la ges­tión de los ayun­ta­mien­tos, los nor­te­ame­ri­ca­nos podrán dor­mir tran­qui­los por­que ya se ha hecho jus­ti­cia. No con­fun­dir prioridades.

El latino cui pro­dest (a quién bene­fi­cia) llena de sos­pe­chas a todo lo que tenga que ver con Bin Laden. Res­pon­diendo a esta pre­gunta, vemos que el “terro­rista más peli­groso del mundo” y su supuesta prin­ci­pal acción (la intro­duc­ción de dos avio­nes en las Torres Geme­las) han sido los hechos más pro­duc­ti­vos para la recu­pe­ra­ción de la hege­mo­nía del apa­rato militar-industrial en los Esta­dos Uni­dos, ade­más de ser­vir para mili­ta­ri­zar la segunda zona de mayo­res reser­vas de petró­leo, una vez fra­ca­sado el intento de con­tro­lar la pri­mera, la Vene­zuela del desobe­diente Chá­vez. 2973 muer­tos que jus­ti­fi­ca­ron dece­nas de miles de ase­si­na­tos en dos gue­rras. Al igual que ya nadie habla del avión que supues­ta­mente habría entrado en el Pen­tá­gono, no tar­da­re­mos mucho en saber que la vola­dura de las Torres Geme­las por culpa de los avio­nes tam­poco se sos­tiene (véase el escla­re­ce­dor libro de Eric Ray­naud, 11 de sep­tiem­bre: las ver­da­des ocul­tas, Madrid, Akal, 2010).

La pre­pa­ra­ción del nuevo enemigo una vez derro­ta­dos los Esta­dos Uni­dos, se tomó su tiempo. Como explicó el maes­tro de Hun­ting­ton, Zbieg­nev Brze­zinski, los muyai­di­nes fue­ron una “rein­ven­ción” de los Esta­dos Uni­dos para derro­tar a los sovié­ti­cos en Afga­nis­tán. No en vano, en la emble­má­tica Rambo III –recor­de­mos que Reagan era un actor de pelí­cu­las B– el excom­ba­tiente de Viet­nam lucha al lado de ellos con­tra los mal­va­dos comu­nis­tas. Tiem­pos de alian­zas extra­va­gan­tes, que diría Aznar. Bin Laden, como Noriega, estaba en nómina de la CIA, que ade­más de exis­tir en las pelí­cu­las tiene su ava­tar, mucho más peli­groso, en la realidad.

El argu­mento dado para no pre­sen­tar el cadá­ver (a los isla­mis­tas se les debe ente­rrar pasa­das 24 horas. Como no había país en donde hacerlo, lo han ente­rrado en el mar), no deja de aumen­tar las sos­pe­chas. ¿De ver­dad que los Esta­dos Uni­dos no sabía en todo este tiempo dónde estaba el jeque? ¿Con ese sofis­ti­cado sis­tema de saté­li­tes que te foto­gra­fía el DNI desde el espa­cio? La desa­pa­ri­ción del cuerpo deja más dudas que cer­te­zas. No hay que creer al que te ha men­tido antes. Y los Esta­dos Uni­dos lle­van min­tiendo desde que acu­sa­ron a los indios de terro­rismo antes de exter­mi­nar­los (sin olvi­dar el hun­di­miento de El Maine por su pro­pia mano y que jus­ti­ficó la gue­rra con­tra la deca­dente España del 98 y la apro­pia­ción de Cuba y Filipinas).

¿Qué va a pasar ahora con Al Qaeda? Como escri­bía John Cloud en el Time ya en 2001 (¿”Qué es Al Qaeda sin su jefe?”), la orga­ni­za­ción terro­rista es una “metá­fora” que per­mite a célu­las inde­pen­dien­tes recla­marse de ese grupo para obrar con deci­sio­nes pro­pias (como dolo­ro­sa­mente sabe­mos por los aten­ta­dos de Ato­cha en Madrid). Recuerda dema­siado a aque­lla novela en donde poli­cías infil­tra­dos en un grupo anar­quista iban eli­mi­nando a los terro­ris­tas pero, por el pro­pio secreto, seguían come­tiendo aten­ta­dos aun cuando ya sólo se con­for­maba la célula por infil­tra­dos. Con tanto secreto ¿quién sabrá nunca quién hace real­mente los aten­ta­dos? Des­a­pa­re­cido el peli­gro sovié­tico, nada mejor que un enemigo interno que jus­ti­fi­que la deten­ción del Estado de dere­cho en este momento de cri­sis del modelo neo­li­be­ral. Orwell redi­vivo. ¿Tene­mos real­mente algo que celebrar?

Robert Fisk ha plan­teado sus dudas acerca de la capa­ci­dad ope­ra­tiva de Al Qaeda para poner en mar­cha una ven­ganza por la muerte de su refe­rente. Es cierto, por el con­tra­rio, que la pará­li­sis por la posi­bi­li­dad de un aten­tado, deten­drá una vez más el pen­sa­miento y rega­lará todo el espa­cio del cere­bro a la espe­ranza de que el Coman­dante en Jefe res­pec­tivo haga todo lo posi­ble para fre­nar a los enemi­gos de la demo­cra­cia. Obama lo ha recor­dado: no hay que relajarse.

Bin Laden ha sido “eli­mi­nado” justo antes de que Al Qaeda que­dara en el olvido. Y en mitad de las revuel­tas árabes. ¿Para ali­men­tar a los sala­fis­tas y fre­nar el impulso demo­cra­ti­za­dor? El momento esco­gido para el anun­cio de su muerte ha sido muy opor­tuno. Igual que opor­tuna será toda la infor­ma­ción que, a par­tir de ahora, será difun­dida por goteo para man­te­ner can­dente el asunto. Osama dará por­ta­das des­pués de muerto.

Una pre­gunta sigue sin res­puesta: ¿serán para­dos los que han ido a cele­brar a las ver­jas de la Casa Blanca la supuesta muerte del terro­rista “número uno”?

juancarlos.monedero@gmail.com

_________________________

videos en 3d

Agen­cia de mar­ke­ting Online

info­gra­fia 3d

diseño de 3d

cerra­je­ros 24 horas

Cartas de amor inéditas de Pablo Neruda y Matilde Urrutia

EN POR

pablo neruda

De todos los amo­res de Pablo Neruda, el de Matilde Urru­tia fue quizá el más intenso y pro­lon­gado. Una pasión encen­dida al prin­ci­pio, coti­diana. Con­ta­gián­dome de la publi­ca­ción que hará Hil­de­brandt en sus trece en su pró­xima edi­ción, pre­sento estas Car­tas de Eterno Amor Román­tico. Como de las que no hay ahora.

“No me escri­bas más privadamente”

Roma 21 Diciem­bre 1950

Matilde
Supon­drás lo que sentí con tu carta. Un sen­ti­miento grande con­tra ti me ha impe­dido escri­birte hasta ahora. Tam­bién com­prende que no es justo.
Bien, qué vamos a hacerle!
No podrías venir a París?
Noso­tros regre­sa­re­mos allí antes de un mes.
Yo [ile­gi­ble] ayu­dar en cuanto pudiera. Sabes que he ganado un pre­mio de varios millo­nes [se refiere al pre­mio Inter­na­cio­nal de la Paz, que reci­bió con Picasso el 22 de noviem­bre de 1951]. Pero no puedo man­darte para tu pasaje, por razo­nes que tú com­pren­de­rás. Estuve en la India por diez días. Tu carta la recibí el mismo día en que partí. Me sir­vió la India para olvi­darla. Luego hemos estado en Var­so­via, Praga y Viena… Desde ahora no me escri­bas más per­so­nal­mente. Si te fuera muy nece­sa­rio el dinero para venir y lo hubie­ras deci­dido, pue­des escri­bir a Miguel Otero Silva [escri­tor vene­zo­lano, uno de los gran­des ami­gos de Neruda], “El Nacio­nal”, Cara­cas, dicién­dole que le recuer­das la cor­dial pro­mesa que hiciste a me hizo y que puede enviár­telo. Claro que no se trata de lo mismo pero yo me arre­gla­ría con él.
Tu deci­di­rás. Si vie­nes cuenta con­migo para que se me quite la rabia. En ver­dad te nece­sito. Ahora no me escri­bas mas pri­va­da­mente. Con­tes­tame en forma gene­ral sobre tu vida y pro­yec­tos, y así me dices tu deci­sión para que se sepa y tome yo con Delia las medi­das nece­sa­rias.
Hasta luego
Pablo

“Amor mío. La hora se acerca”

26 octu­bre de 1951 (manuscrita)

Ado­rada, no sabes qué furia tuve cuando el mismo día que lle­ga­mos te llamo y no con­tes­tas. Era tarde y me desaté con­tra ti con tales cosas que D. se ofen­dió. Le dije, estoy can­sado de trai­cio­nes, esta es la ver­da­dera M. que se ha paseado con su ami­guito por la Costa Azul y que nos olvida. He pasado deses­pe­rado estos dos días, ner­vioso y colé­rico, tanto que hablé a Ivette para que fuera a París y ave­ri­guara todo. Piensa tú que ale­gría, hoy sé que habías lle­gado. En todo caso te has des­cui­dado. Ya ten­drás a esta hora cuanto te he man­dado, escribe que has com­prado algo chino para que no cau­ses sor­presa, en cuanto a las car­tas con­testa cada una por su vía. No dejes de hacerlo sobre tus ami­gos de viaje. Quiero saberlo todo, y lo ave­ri­guaré en todo caso.
Amor mío, la hora se acerca. Está todo arre­glado como con­vi­ni­mos. El lunes sali­mos a Viena, estaré de vuelta el 6 o 7 y luego nues­tro plan. He creído mejor lla­marte, no vaya a pasar lo mismo, te lla­maré el 10 o des­pués en la mañana. No sal­gas. Tene­mos mucho que hablar y he tomado algu­nas deci­sio­nes que te gus­ta­rán. Por­qué duer­mes arriba? No tie­nes para car­bón? Ya te dí para Ines una orden, debes hacer lo que te pido, no quiero que ten­gas nin­guna moles­tia, que te falte nada. Arre­gla bien los deta­lles para tu viaje, piensa que vas a decir en tu carta a D. etc. Yo pienso en tí día y noche, noche y día, amor mío, dulce mía, y no sé si te quiero pero te quiero.
Eres mía y te beso

“Sabrás cuánto pue­des herirme”

[Carta manus­crita, fechada en Viena el 31 de octu­bre, sin año, pero sin duda de 1951.]

Viena 31 de octubre

Mati mía?:
Solo ante­ayer te escri­bía con mis gran­des deci­sio­nes, defen­de­re­mos nues­tro amor toda la vida. Ayer en el tren debí con­ver­sar lar­ga­mente con José sobre la tía que no me quiere y así exa­mi­na­mos de donde sabe ella cier­tas cosas y nos pusi­mos a reco­rrer mis amis­ta­des y las tuyas. Así –sin que lo espe­rara– supe lo que me ocul­ta­bas, las lar­gas horas que casi dia­ria­mente has pasado allí y con quié­nes, y muchos mas deta­lles.
Matilde, fue todo esto un nuevo puñal, pero hay en tus car­tas algo que me hace no tomar nin­guna deci­sión apre­su­rada, tu me dices que hasta hoy fuiste avara de tus cosas, pero que todo me lo con­ta­rás.
Esto me ha reani­mado. Si con toda tu ver­dad, aún lo que no se puede ni pen­saste decir vie­nes a nues­tro encuen­tro, yo sacaré toda la fuerza nece­sa­ria, y es posi­ble que pueda ven­cer, y con­ser­varte. (A esto vino a jun­tarse rumo­res veni­dos de Suiza de tu viaje con tus ami­gos mexi­ca­nos) Que­rida, si supie­ras como he escrito con tu pen­sa­miento fijo y como, ocul­tán­dolo, te he bus­cado tier­nos, tier­nos rega­los que te llevo, sabrás cuanto pue­des herirme, pero solo con la men­tira o sin la ver­dad. Todo esto, con gran esfuerzo lo habla­re­mos. El pro­yecto de reunir­nos no encuen­tra nin­gún obs­táculo, por el con­tra­rio, va mejor cada dia. Y noso­tros? Sería, creo, a mas tar­dar el 10. Un beso, pero en la frente de quien quiere, de veras, defen­der tu amor

“Todo mi cuerpo está satu­rado de tí. Eres parte de mí”

[Carta manus­crita en cua­tro pági­nas peque­ñas, con mem­brete del Hôtel D’Angleterre de Roma. La única indi­ca­ción de fecha que tiene es “Hoy es el sábado 28”. No sabe­mos de qué mes, pero sí pode­mos cole­gir que es de 1952 por la alu­sión en clave que hace a la pri­mera edi­ción del libro Los ver­sos del capi­tán, que apa­re­ció ese año.]

Hoy es el sábado 28 y he ama­ne­cido sin tus pies. Fue así. Me des­perté y toqué al fin de la cama una cosa durita que resultó ser la almohada, pero des­pués de muchas ilu­sio­nes mías. El hijo de nues­tra tía se portó indi­fe­rente, me espe­raba un auto (del impre­sor) y mar­ché raudo. Tu hijo será gordo y mara­vi­lloso, ten­drá 180 pági­nas. Y ten­drá dibu­ji­tos en la frente y trasero.[Sin duda se trata de Los ver­sos del capi­tán, dedi­cado a Matilde] . Bueno, parece que mi tía no quiere que vuelva a Ita­lia y debes pre­pa­rar tu viaje, pero con calma, como cuando come­mos. Hasta ahora es así. No sé si en el día se cam­bia­rán las cosas. Esta mañana me lle­va­ron a un sitio con una tina blanca, no com­prendí al prin­ci­pio, pero me metí, con miedo de disol­verme. Había una gran toa­lla, qué pér­dida de trapo, en S. Angelo se hubiera cor­tado en 12 y hubiera ser­vido hasta junio 1953. Cuando me levanté y abrí a la cama­rera vi que me fal­taba una parte de pyjama que según me dicen se llama pan­ta­lón. Es así: [dibujo de un pantalón.]

Patoja mía estoy con­tento, soy como un sol­dado con su reta­guar­dia segura. No me importa el fuego. No sé si estoy aun con mar o agua de Patoja, todo mi cuerpo está satu­rado de tí. Eres parte de mí, como la piri­nola de su cane, sólo que tengo piri­no­las tuyas hasta en el alma. Recién me lla­man, esta tarde te escri­biré de nuevo, acu­mu­laré todo el día besos para todo tu cuerpo que es inter­mi­na­ble para mí, aun­que la vida me la pasaré besán­dolo no lo ter­mi­naré de besar.
Des­perté a las 6 ½ a las 8 estaba ves­tido, son las 9 salgo a los tickets.
Hay algo más impor­tante que tu y que yo, somos tu y yo. Jun­tos somos lo que la pobre gente no alcanza jamás, el cielo en la tie­rra. Te aprieto a mi cora­zón, amor mío, con cuerpo, alma y amor.

Tuyo
Tu capitán

“No seas perra, espérame”

21 de Dic. 11 ¼ de la Noche (manuscrita)

Amor mío, vida mía, es tarde aún, tu única carta en el bol­si­llo, no quiero rom­perla, la leo en los momen­tos mas curio­sos. Pero aun­que tu cora­zón sea injusto quiero que fun­cione tu chasca. No debo escri­birte desde aquí. Por eso solo cuando alguien viaja va mi carta. Pero esto sucede a lo lejos. Ahora por ejem­plo y aun­que la pieza está llena de gente y yo no he comido aun a esta hora de la noche, y estoy enfermo de can­san­cio te escribo no para con­so­larte sino para apro­ve­char el minuto que esperé por días y días. Yo con­fío en tí, y aun­que no tenga sino tu silen­cio qué me importa, no por eso me iré de gira por el Perú, se que eres mía y que soy tuyo y las car­tas y las noti­cias sobran, nues­tro amor llena todo, y cada cosa te hablará de mí a toda hora, y todo me trae noti­cias tuyas.
Te quiero mi amor, no seas perra, espé­rame
Tu Tuyo
Pasa­re­mos jun­tos el 1° de año.

“Te quiero, cochina Patoja”

Domingo
Amor mío, cuento las horas que me fal­tan para besar tu bocica ado­rada. Amor, amor, me haces mas falta que el aire y con el mar, aquí, com­ple­tas lo mas bello del mundo para mí.
Vuela a mis bra­zos, amor, cora­zón mío! Son las 11 ½ todo el mundo está en la playa, mañana a esta hora ya esta­rás leyendo y volando hacia mí. Te quiero, cochina Patoja. Te beso por todas par­tes empe­zando por la planta de tus pies y ter­mi­nando en el último pelo de tu pelo de puma leona. Te adoro y espero
tengo bue­nas
nove­da­des Tuyo
te espero lo atar­de­cer mas pronto que pue­das encar­gos: píl­do­ras cáp­su­las que tomaba en Ita­lia, te acuer­das? Tu las tie­nes.
Trae las copias para hacer­las.
ropa de cama y nues­tras
sába­nas. Lim­pia­pi­pas toa­llas.
[En el mar­gen izquierdo:] Hace frío de noche. Traiga los V. del Capi­tán, ej. de Nyon.43 [es posi­ble que se refiera a la pri­mera edi­ción de Los ver­sos del capi­tán, de sólo cua­renta y cua­tro ejem­pla­res nomi­na­ti­vos]
Su cane de Capri

“Ya te he arado entera”

No eran celos, amor, sino exi­gen­cia de tu ple­ni­tud, de tu tota­li­dad.
Ahora ya te he arado entera, te he sem­brado entera, te he abierto y cerrado, ahora eres mía.
Para siempre!

“Y todos los besos que caben en tu boca”

12 de julio de 1954, el día del cin­cuen­te­na­rio de Neruda.

Amor mío, mi pri­mer beso y mi pri­mer pen­sa­miento para mi ado­rada. Le mando algu­nas flo­res y a Ricardo por si lo nece­sita. Me quedo a ver si puedo escri­bir mi dis­curso. A medio­día corro a verla, mán­deme el coche.

50 años de amor para
tí y todos los
besos que caben en tu boca
pos­tal y en tu cora­zón
que tiranizo

Tu Pablo

“Adonde vayas, vas hacia mí”

Sueño mío, ado­rada mía, sabes donde vas?
Vas hacia mí. Adonde vayas, andes, vue­les, corres, vas andando, volando, corriendo hacia mí.

“Mi reta­guar­dia cagoncita”

1952, 26 octubre

Mi reta­guar­dia cagon­cita te mando estos libros para tus estan­tes y para tu cabeza de puma colo­rada. Amor mío, nues­tro gran sufri­miento nos da amor nos da mas dere­cho al pla­cer que nos da el amor, así lo mere­ce­mos. Tus lágri­mas rie­gan tu cora­zón y el mío, te cam­bian y te enter­ne­cen, esta­mos mas jun­tos que muchos que jamás se sepa­ra­ron, nues­tras raí­ces están ama­rra­das y moja­das con las mis­mas lágri­mas. Alma mía recibe mis besos de hoy, te apreto con­tra mí y te llevo así por todas par­tes donde voy, en la mitad del pecho. Tu Capitán

“Voy volando sobre España”

Van a ser las 4. Voy volando sobre España. Se ven secas las tie­rras abajo y mil pue­bli­tos pobres. Den­tro de algu­nas horas Gine­bra, desde donde le man­daré esta y luego Ams­ter­dam, donde dor­miré. A Bru­se­las iré mañana. Solo veo los abu­rri­dos aero­puer­tos y sus ojos que beso. Suyo

“Nues­tro amor es como estos días de mar”

Hoy, Santa Matilde. Isla Negra 1953

puedo decirle que desde que la vi, aun­que tuviera fie­bre (41°) (como de cos­tum­bre) me prendé de Ud., hechi­cera de bol­si­llo, pero no me dí cuenta y el muy pelo­tudo tuvo que lle­gar a Ruma­nia para darse cuenta, y así fué y así fué, tú la sul­tana del mar serás, yo fuí a bus­car per­las, regreso tra­yendo Patoja en el alma, ay sí sí ay no nó, y enton­ces a d Ud qué le pasaba, fri­vo­lona, dirá pero todo fue así y hoy pode­mos enfer­mar­nos jun­tos, sudar jun­tos, y revi­vir jun­tos para que­rer­nos –solo por que­rer­nos– toda la vida.
Nues­tro amor es como estos días de mar: lim­pios y cla­ros, solo para ser feli­ces.
Suyo su admirador

“A mi no me vencerán”

[Neruda fue dete­nido en Nápo­les a peti­ción del gobierno de Chile y tras­la­dado a Roma, donde se le noti­ficó que debía aban­do­nar Italia.]

Nápo­les, 11 de Enero de 1952

Amor mío,
no sufras,
no temas,
mi vida la escogí yó y
la escogí para tí tam­bién.
Todo sal­drá como
lo que­re­mos.
Lo impor­tante es
nues­tro tesoro,
nues­tro amor,
a mí no me ven­ce­rán,
eso espero que
siem­pre pasará,
vida mía,
con­tigo.
Quiero estar en todas par­tes seguro y orgu­lloso de tí.
Tuyo

“Nunca he estado más solo”

[Carta manus­crita, una página, fechada en Ámster­dam el 21 de noviem­bre de 1955.]

Ams­ter­dam 21 Nov. 55
Amor le escribo a las once de la mañana desde el hall del hotel. Me levanté a las 9 y con­se­guí la visa belga, así es que parto a Bru­se­las hoy a las 3 para salir a Var­so­via mañana a las 10 de la mañana. Di un paseo por el cen­tro lleno de tien­das y bellas casas vie­jas. Le com­pré junto al canal una caja de papas de tuli­pas que plan­ta­re­mos en su jar­dín. Ano­che lle­gué a las 11 de la noche al hotel, pasee un poco mi sole­dad por el cen­tro muy ilu­mi­nado y lleno de bares (tomé 2 cer­ve­zas = 1 dólar) y me acosté muy can­sado. Me tomé un Calcibronat51 pero des­perté sobre­sal­tado a la 1 exacta. Qué pasará? Echa­ría de menos el avión o su chasca cerca de mi. Me costó dor­mir de nuevo pero solo des­perté a las 8 en punto, como en la Chas­cona.
Hace un cielo blanco, casi frío, un día velado y triste. Nunca he estado más solo. No he hablado con una sola per­sona ni nadie me conoce al fin. Ya he gas­tado aquí 10 dóla­res. Todo me lo pagan. Enton­ces en qué? Un poco de tabaco, la visa, las tuli­pas y ya se fue­ron.
Hasta luego amor, tele­fo­nee a Gal­va­rino que no me fue posi­ble hablar con Losada por la huelga.

[En los már­ge­nes:] Hasta pronto mi Patoja ado­rada, cuí­dese y cuí­deme! Le mando millo­nes de besos y algo más.

Las mejores guitarras de mi recuerdo

EN POR

Mi gusto musi­cal por las gui­ta­rras data del tiempo de ver a mi tío inten­tar tocar ese ins­tru­mento que siem­pre col­gado en la pared se mos­traba tan extraña y mis­te­riosa, luego como para ame­ni­zar la reunión apa­re­cía sobre las rodi­llas de mi tío que inter­pre­taba un vals o algún ritmo crio­llo sazo­nado por la cer­veza. Eran los tiem­pos de la inocen­cia y podía­mos dejar­nos arras­trar por nues­tras inquie­tu­des más banales.

La música fue parte impor­tante de mi ado­les­cen­cia, entre rit­mos musi­ca­les crio­llos se pre­sen­taba tam­bién los que­jo­sos yara­víes aya­cu­cha­nos del genial Raúl Gar­cía Zarate a quien conocí a tra­vés de las letras de José María Argue­das y más allá y no menos impor­tante las her­mo­sas melo­días de las gui­ta­rras sure­ñas, enten­diendo que nues­tra raiz cul­tu­ral no abarca solo al Perú, tam­bién nos une la his­to­ria en la exten­sión de un anti­guo terri­to­rio inca.

¿Alguien en el Perú puede inter­pre­tar un huayno Aya­cu­chano como lo hace Manuel­cha Prado? en estos tiem­pos de ham­bruna musi­cal su voz y su gui­ta­rra se hacen pre­sen­tes como el rugir en la quebrada.

Enton­ces tam­bién le cogí cariño a las gui­ta­rras espa­ño­las. Res­pe­tando gus­tos musi­ca­les siem­pre me atrajo el sen­tido honesto de la música fla­menca de los Gipsy Kings. Más ade­lante y ya entrando a la madu­rez de la razón escu­che un dia While My Gui­tar Gently Weeps de George Harri­son, un poema escrito para una Gui­ta­rra, enton­ces vino el rock con toda su bate­ría de soni­dos y llego Stair­way to Hea­ven, Hotel Cali­for­nia, etc. muchos que ahora no recuerdo.

Nin­guna can­ción puede sen­tirse com­pleta sino tiene un solo de gui­ta­rra como estan­darte de bata­lla, como punto de quie­bre de ritmo, como éxta­sis musical.

Bueno mi idea no es hacer una lista de los mejo­res solos de gui­ta­rra, sino sim­ple­mente entre­gar­les gra­cias a You­tube un grupo de can­ción de los que guardo en mi recuerdo: Del Perú y del mundo.

Pase­mos un domingo musical:

1. Manuel­cha Prado: Pachaya

2.Raul Gar­cia Zarate:

3. Gipsy Kings Rumba Tech

4. Duo– Kjar­kas (Cover)

5. Los Moro­chu­cos: Cuando llora mi guitarra

6.George Harri­son: While My Gui­tar Gently Weeps

7. The Eagles: Hotel Cali­for­nia Original

8. Paco de Lucia — Entre dos aguas

9. Led Zep­pe­lin: Stair­way To Heaven

10. Slash: Good­fat­her (Cover)

11. Nir­vana: Sme­lls Like Teen Spirit

12. Gary Moore

13. Eric Clap­ton: Amazing

14. Queen: Bohe­mian Rhapsody

14. Europa Car­los Santana

15. Yng­wie Mal­ms­teen

16.

A propósito de los jóvenes escritores

EN POR

A pro­pó­sito de los jóve­nes escri­to­res que apun­tan a per­te­ne­cer a esa “nueva gene­ra­ción de las letras perua­nas”, a pro­pó­sito de las edi­to­ria­les que orga­ni­zan vela­das lite­ra­rias y pre­sen­ta­cio­nes de tex­tos en los cen­tros cul­tu­ra­les más pres­ti­gio­sos del país, a pro­pó­sito de los poe­tas incen­dia­rios, tinta-liquida-nada-convencional, radi­ca­les por esen­cia, inte­lec­tua­les con­tra­co­rriente, “bár­ba­ros ati­las” de las prosa liber­ta­ria, insó­li­tos héroes de mun­dos incom­pren­si­bles, dio­ses de la inteligencia.

A pro­pó­sito de los poe­tas de socia­les, de los vates de escri­to­rio y per­fu­me­ría de catá­logo, de los cau­di­llos lap­top, de los cau­di­llos bla­ck­be­rry, de los cau­di­llos sim­po­sium, de los adoc­tri­na­dos a las cau­sas ile­gi­bles, de los demen­tes con­su­mi­dos a su intras­cen­den­cia, de la gene­ra­ción x engen­dra­dora de bac­te­rias, de los tro­va­do­res del “en que”, de los maes­tros del encua­dre meta­fó­rico de la nuli­dad, de los sacer­do­tes del racio­na­miento iló­gico, de los doc­to­ra­dos en espe­cies extin­tas, de los sub­ver­si­vos al cal­zon­ci­llo barato.

A pro­pó­sito de los home­na­jea­dos, quiero decir de los decla­ra­dos impres­cin­di­bles, me refiero a los exper­tos en la con­siente fal­se­dad de la razón, a los vomi­ta­do­res excel­sos de la ética, a los genui­nos puri­fi­ca­do­res de la leal­tad, a los pre­des­ti­na­dos a los tumul­tos, a los car­ga­do­res de ánge­les, a los espe­cia­lis­tas en el juego mate­má­tico de la trai­ción, a los cues­tio­na­do­res del des­or­den de sus tene­do­res, a los aven­tu­re­ros de la che­quera nueva, a los nom­bra­dos pre­cur­so­res por la pla­tea, a los pro­fe­tas de la retó­rica de barro, a los tra­mi­ta­do­res del pen­sa­miento men­ti­roso, a los acua­re­lis­tas de reali­da­des adulteradas.

A pro­pó­sito de los jóve­nes escri­to­res que bor­dean la vejez, debo decir que a caído mucha luz sobre el pai­saje. Solo que ahora el pai­saje se ve borroso y la luz ya no ilu­mina y noso­tros ya no esta­mos, es decir ahora solo somos hue­lla de lo que nunca fuimos.

A pro­pó­sito de los jóve­nes escri­to­res que bor­dean los 2 años en el calen­da­rio. Por más música mala en el mundo, aún con­fió en ustedes.

Chi­nas­klauzz

¡Cuidado! el FBI vigila el internet

EN POR

fbi_espias_en_internet

fbi_espias_en_internet

Micro­soft aten­diendo a pode­ro­sos intere­ses logró por fin cerrar Cry­ptome, una web dedi­cada a la publi­ca­ción de docu­men­tos con­fi­den­cia­les y secre­tos desde el 1996. Se sabe que dicha web publi­cado fotos de sol­da­dos tor­tu­ra­dos en Iraq, iden­ti­da­des de agen­tes secre­tos, mapas de ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res, docu­men­tos sobre crip­to­gra­fía, y ha sido un refe­rente perio­dís­tico por la defensa de la liber­tad de expre­sión desde 1996.

Pero el agua que rebalso el vaso fue cuando Cry­ptome publicó en PDF un docu­mento en el que se des­cri­bia cómo Micro­soft alma­cena datos pri­va­dos de usua­rios mediante IP y eran cedi­dos a las agen­cias de seguridad.

Micro­soft envia una noti­fi­ca­ción por dere­cho de autor con­tra el titu­lar de Cry­ptome, John Young, el mar­tes des­pués de que esta web publi­cara dicho docu­mento de Micro­soft sobre la entrega de datos a agen­tes del FBI que bus­can infor­ma­ción sobre los usua­rios de Microsoft.

Cry­ptome fue cerrado por su pro­vee­dor hos­ting Net­work Solu­tions y su nom­bre de domi­nio blo­queado el miér­co­les . El docu­mento de 22 pági­nas que publicó Cry­ptome no con­tiene secre­tos comer­cia­les, pero Micro­soft revela cómo se pro­duce la vigi­lan­cia de sus usuarios.

Otro par­ti­cu­lar es el Xbox Live y su regis­tro IP que se uti­liza para acce­der a sus ser­vi­cios y las alma­cena para perpetuidad.

Ultima Hora:

8:00 pm Micro­soft ha reti­rado su demanda y Cry­ptome vuelve a estar dis­po­ni­ble. Dejando un men­saje de adver­ten­cia de que las webs están siendo vigi­la­das.

Voz Orquídea: 20 Nuevas Poetas

EN POR

poesia

poe­sia

Hoy Jue­ves a las 7:00 p.m. se pre­sen­tará el libro “Voz Orquí­dea: 20 nue­vas poe­tas en la Casa Museo Raúl Porras Barre­ne­chea, situada en la esquina de las calles Colina y Alfonso Ugarte del dis­trito de Mira­flo­res. El libro, una anto­lo­gía de la más reciente poe­sía feme­nina en el Perú, será pre­sen­tado por el poeta Héc­tor Ñaupari y el pin­tor Iván Fer­nán­dez – Dávila, edi­tor del libro.

En el libro se encuen­tran anto­lo­ga­das las poe­tas Carla Asto­quilca, Valia Lla­nos Llacza, Ángela Vera Temo­che, Denise Favre, Anahí Vásquez-de-Velasco, Noraya Cco­yure, María Rumaja, Karen Quintna, Janeth Mar­celo San­tiago, Veró­nica Caba­ni­llas, Clau­dia Incháus­te­gui, Mer­ce­des Espi­noza, Jen­ni­fer Cas­tro, Lena Reta­moso, Elena de Yta, Zoila Capris­tán, Yllari Chaska, Leydy Loayza, Lina Ágreda y Lisette Crespo.

.

.

Sim­ple Suspiro

como si de repente
la tor­menta hiciera tri­zas mi cabeza
y el hígado reviente hasta
hacerme llo­rar bilis
como si sus­pi­rar me prohíba
sen­tir deseos oscu­ros
y el reír me obli­gue a
tener mil y un pesadillas

como si amar me asus­tara
por ser dema­siado bueno
y como si el odio me invi­tara
una copa de san­gre y gemir sin sen­tir
como si no fuera yo
y fuera la mitad de la nada.

Clau­dia Incháustegui

Gaza, la guerra en los medios

EN POR

El docu­men­tal “Gaza War in Media” -“Gaza, la gue­rra en los medios”- recoge tes­ti­mo­nio que des­acre­di­tan la ver­sión ofi­cial trans­mi­tida por la mayo­ría de medios de comu­ni­ca­ción del mundo res­pecto a la ope­ra­ción israelí (FDI) “Plomo Fun­dido”, ope­ra­ción que costó la vida de más de 1400 pales­ti­nos y dejó heri­dos a otros 5.000, la mayo­ría de ellos civi­les que no tenían nada que ver con la guerra.

Dicha ver­sión dice “Israel se estaba defen­diendo del lan­za­miento de cohe­tes Qasam por parte de Hamas, al des­truir mediante bom­bar­deos masi­vos la infra­es­truc­tura de este grupo terro­rista”. En reali­dad, tanto los bom­bar­deos como la ofen­siva terres­tre del ejér­cito israelí iban diri­gi­dos con­tra la pobla­ción civil de la Franja de Gaza, como ha demos­trado el informe Golds­tone, encar­gado por el Con­sejo de Dere­chos Huma­nos de la ONU.

No se debe olvi­dar tam­bién que Hamas –quié­ralo o no– era el legí­timo repre­sen­tante del pue­blo pales­tino, pues éste lo había esco­gido en unas elec­cio­nes demo­crá­ti­cas lim­pias, como así esta­ble­ció Jimmy Car­ter.

Tanto las Fuer­zas de Defensa de Israel como Hamás fue­ron acu­sa­dos de haber come­tido crí­me­nes de gue­rra durante el con­flicto por dis­tin­tos infor­mes de Nacio­nes Uni­das, Amnis­tía Inter­na­cio­nal y Human Rights Watch.



Tomás Eloy Martínez (1934 –2010)

EN POR

tomas eloy martinez

tomas eloy martinez

Cui­dado con los diccionarios

Por Tomás Eloy Mar­tí­nez
Para LA NACION

CASI todos los escri­to­res, bue­nos y malos, afi­nan sus ins­tru­men­tos con la ayuda de los dic­cio­na­rios, y por lo gene­ral los pri­me­ros que se leen son los que nunca se olvidan.

Como nin­gún dic­cio­na­rio es inofen­sivo –así como nin­guna pala­bra es inocente-, todos ellos dela­tan, por lo gene­ral, los pre­jui­cios, los usos y las incer­ti­dum­bres de la época en que se escri­ben. Qui­zás el mejor medio para cono­cer a una nación es lo que hace ella con su lenguaje.

Durante las tres o cua­tro pri­me­ras déca­das del siglo pasado, la mayo­ría de los dic­cio­na­rios his­pa­nos copiaba el de la Real Aca­de­mia y éste, a su vez, no había mejo­rado mucho desde la pri­mera edi­ción del Dic­cio­na­rio de Auto­ri­da­des, que data de 1732, en la que “negro” alude no sólo a las per­so­nas que care­cen de “la blan­cura que corres­ponde”, sino que tam­bién, en feme­nino, se aplica a las muje­res “que están en la cocina”.

El Sol y la Tierra

En ese mismo dic­cio­na­rio, la defi­ni­ción de “día” no admite los des­cu­bri­mien­tos de Copér­nico y Gali­leo, y se sigue lla­mando así al “espa­cio de tiempo que el Sol gasta con el movi­miento diurno, desde que sale de un meri­diano hasta que vuelve al mismo, dando una vuelta entera a la Tie­rra”. El mismo error fatal iba a come­ter, dos siglos más tarde, María Moli­ner, la mejor hace­dora de dic­cio­na­rios que haya cono­cido la len­gua espa­ñola, quien murió en 1981 sin corre­gir el dis­late, ahora repa­rado por sus herederos.

María Moli­ner tam­poco quiso defi­nir las que se cono­cen como malas pala­bras. Vivió la mitad de la vida en la España de Franco y sufrió casi de la misma ceguera reli­giosa. Hoy, en un país más moderno y abierto, no la aque­ja­rían esos prejuicios.

El racismo que se adver­tía en el pri­mer Dic­cio­na­rio de Auto­ri­da­des sigue siendo, sin embargo, más difí­cil de quebrar.

Argen­ti­nos

Hace pocas sema­nas cayó en mis manos un labo­rioso tra­tado de los tér­mi­nos lati­noa­me­ri­ca­nos a los que el uso ha teñido con pre­jui­cios racia­les y étni­cos. El autor es Tho­mas M. Step­hens, un lin­güista de repu­tación inter­na­cio­nal, que por for­tuna tra­baja en mi uni­ver­si­dad, Rut­gers, en una ofi­cina que está a cinco pasos de la mía. Step­hens lleva más de veinte años ano­tando cada movi­miento peyo­ra­tivo de las len­guas cas­te­llana y por­tu­guesa en pape­les o fichas suel­tas, que luego ordena con la deli­ca­deza de un buen cirujano.

Al pare­cer, no hay otro modo de hacer un buen dic­cio­na­rio que ejer­ci­tando la pacien­cia, el oído y con­fiando en la buena suerte. Las compu­tado­ras sir­ven para cla­si­fi­car y puri­fi­car ese tra­bajo de locos, pero sólo cuando ya está hecho.

Step­hens con­si­guió algu­nas defi­ni­cio­nes sor­pren­den­tes, muchas de ellas donde menos lo espe­raba. “Salto atrás”, por ejem­plo, es un tér­mino que se usa sólo en Vene­zuela, con inten­ción siem­pre des­pec­tiva, para refe­rirse a la per­sona de color más oscuro que el de sus padres.

Más curiosa aún es la defi­ni­ción de “argen­tino”, que carac­te­riza a quie­nes tra­tan de man­te­nerse al mar­gen de los pro­ble­mas o no acep­tan res­pon­sa­bi­li­dad por ellos. Cuando le pre­gunté a Step­hens si esa atri­bu­ción de negli­gen­cia no se debe­ría qui­zás a la cos­tum­bre, tan fre­cuente en Bue­nos Aires, de res­pon­der “soy argen­tino” para indi­car “nada tengo que ver” o “soy inocente”, me dijo que había oído la defi­ni­ción en varios luga­res de la penín­sula de la Flo­rida y aun entre emplea­dos del Con­greso, en Washington.

Su pro­pio libro, cuyo título com­pleto es “Dic­tio­nary of Latin Ame­ri­can Racial and Eth­nic Ter­mi­no­logy”, ayuda, sin embargo, a des­en­tra­ñar el ori­gen del voca­blo. Viene de un dic­cio­na­rio de uru­gua­yis­mos y, en efecto, es el deri­vado natu­ral del comen­ta­rio “¿Yo? ¡Argen­tino!”, expre­sado tan­tas veces como una broma fami­liar y ahora con­ver­tido en acu­sa­ción dañina.

Cier­tas pala­bras avan­zan den­tro de un con­texto, ter­mi­nan en otro, y a veces no tie­nen des­tino en los dic­cio­na­rios. Es lo que le sucede, por ejem­plo, al verbo “reta­cear”, que se usa sólo en la Argen­tina e indica que alguien no está reci­biendo lo que merece. Hacia comien­zos de noviem­bre tuve una larga con­ver­sa­ción sobre el tema con Víc­tor Gar­cía de la Con­cha, pre­si­dente de la Real Aca­de­mia, quien conoce de memo­ria todos los dic­cio­na­rios cas­te­lla­nos, defi­ni­cio­nes inclui­das. Nunca había oído la pala­bra “reta­cear”, pero podía ras­trear el tér­mino con sólo una lla­mada tele­fó­nica. A los cinco minu­tos ya lo había encontrado.

Tenía doce entra­das en los archi­vos de datos de la Real Aca­de­mia, que están al alcance de cual­quiera, y todas esas entra­das corres­pon­dían a títu­los de dia­rios argen­ti­nos. Tal vez apa­rezca en la edi­ción uni­fi­cada del nuevo dic­cio­na­rio de la len­gua, que los aca­dé­mi­cos de España y la Amé­rica His­pana pla­ni­fi­ca­ron este último noviem­bre, en San Juan de Puerto Rico.

Cabe temer que ni siquiera ese noble pro­yecto se libre de los pre­jui­cios de raza y clase, que tan­tos estra­gos cau­san en las pala­bras. Los he encon­trado hasta en el reciente “Dic­cio­na­rio del espa­ñol actual”, escrito por Manuel Seco, Olim­pia Andrés y Gabino Ramos, que pasa por ser uno de los mejores.

Aun­que los ejem­plos que elige para los usos de cada voca­blo son casi siem­pre irre­pro­cha­bles, de pronto se le esca­pan defi­ni­cio­nes como las de “negro”, que pare­cen toma­das de algún manual escrito por el doc­tor Goeb­bels: “Per­sona cuyos carac­te­res racia­les son piel oscura, labios grue­sos, nariz acha­tada, pelo negro y crespo y prog­na­tismo”. Tam­poco a los puer­to­rri­que­ños les va muy bien, por­que la cita que los carac­te­riza men­ciona a “jóve­nes dro­ga­dic­tos” de esa nacionalidad.

Otro sen­tido

Con fre­cuen­cia, el abuso de una pala­bra la con­vierte en otra cosa, como lo señaló el lumi­noso vene­zo­lano Simón Rodrí­guez, a quien sólo se conoce como maes­tro de Simón Bolí­var pero que fue mucho más que eso: un ideó­logo del len­guaje sólo com­pa­ra­ble a Bello o a Sarmiento.

En 1828, Rodrí­guez escri­bió en “Socie­da­des ame­ri­ca­nas” que cier­tos voca­blos, como “liber­tad”, mal­ver­sa­dos por el poder de turno, ya no que­rían decir lo mismo que en 1810, cuando las colo­nias espa­ño­las esta­ban en pleno alza­miento con­tra el impe­rio. Casi nin­guna de las pro­me­sas de enton­ces había sido cumplida.

Casi todos los gol­pes mili­ta­res de Amé­rica latina se lla­ma­ron a sí mis­mos demo­crá­ti­cos, como hizo el pre­si­dente vene­zo­lano Hugo Chá­vez con el que dio en 1992 con­tra Car­los Andrés Pérez. Muchos de quie­nes lo eli­gie­ron con todas las de la ley en 1999 hoy apo­ya­rían a cie­gas otro golpe de Estado que lo derri­base, tam­bién en nom­bre de la democracia.

Los seres huma­nos matan o mue­ren a veces por ideas o voca­blos que no para todos sig­ni­fi­can lo mismo.

Si los auto­res de dic­cio­na­rios se detu­vie­ran ante cada pala­bra para medir su fra­gi­li­dad y pre­ver las mudan­zas a que estará some­tida, tal vez jamás ter­mi­na­rían de escri­bir uno.

Un adje­tivo o un verbo sue­len con­te­ner más ener­gía que un átomo de ura­nio, y eso se sabe sólo cuando estallan.

FIN

Nota: A los 75 años de edad y víc­tima de un cán­cer, murió en Argen­tina el escri­tor, perio­dista y pro­fe­sor Tomás Eloy Mar­tí­nez, autor de la exi­tosa novela “Santa Evita”. Per­so­nal­mente siem­pre he pre­fe­rido sus artícu­los. Hasta pronto escri­tor.


1 2 3
Go to ARRIBA