Portal de literatura, contracultura arte música

Category archive

Matémoslos

Rupert Murdoch: el hombre del escándalo

EN POR

 

“Mur­doch publica lo que quiere, inde­pen­dien­te­mente de cómo se obtenga la infor­ma­ción y haciendo caso omiso de la res­pon­sa­bi­li­dad aso­ciada al poder que ejerce.”

Larry Flynt — Edi­tor de Revista Hustler

Por Larry Flynt

Uno de los pocos valo­res que com­parto con Rupert Mur­doch es la impor­tan­cia de la liber­tad de prensa.

Estoy seguro de que los dos esta­mos de acuerdo en que es un dere­cho incues­tio­na­ble, espe­cial­mente en una época en la que exis­ten muy pocas liber­ta­des puras en Esta­dos Uni­dos. Esta­mos cons­cien­tes de que, si per­de­mos la liber­tad de expre­sión en los medios, habre­mos per­dido todo. Y quizá lo más impor­tante es que enten­de­mos que cuando se busca pro­te­ger esta liber­tad, se tiene que lle­gar a los límites.

Sin embargo, dife­ri­mos en la manera de for­zar esos lími­tes. Yo pongo a prueba esos lími­tes al publi­car mate­rial con­tro­ver­sial y al pagar a per­so­nas que están dis­pues­tas a expo­ner la hipo­cre­sía polí­tica. Mur­doch, por su parte, pre­sun­ta­mente lo hace al incu­rrir en acti­vi­da­des poco éticas o cri­mi­na­les: inter­ven­ción tele­fó­nica, sobor­nos, coac­ción con com­por­ta­miento cri­mi­nal y trai­ción a la con­fianza de sus lectores.

Si los hechos que se repor­tan acerca de News Corp. son ver­da­de­ros, la com­pa­ñía de Mur­doch no sólo ha rozado los lími­tes, sino que los ha rebasado.

Uno no puede vivir de la liber­tad y de los bene­fi­cios de una prensa libre sin tener en cuenta la pri­va­ci­dad de las per­so­nas. Per­so­nas como Mur­doch y como yo, como cabe­zas de con­glo­me­ra­dos de medios, tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner y res­pe­tar esos lími­tes. Aun­que Mur­doch puede enten­der el sig­ni­fi­cado de lo que hace­mos bajo el para­guas de la liber­tad de expre­sión, fra­casa al no reco­no­cer la res­pon­sa­bi­li­dad que con­lleva la publi­ca­ción de un medio.

En pocas pala­bras, parece que Mur­doch publica lo que quiere, inde­pen­dien­te­mente de cómo se obtenga la infor­ma­ción y haciendo caso omiso de la res­pon­sa­bi­li­dad aso­ciada al poder que ejerce.

Las empre­sas de Mur­doch con­sis­ten­te­mente han publi­cado his­to­rias sobre per­so­nas que no die­ron per­miso para que sus vidas pri­va­das fue­ran dise­ca­das en los medios, y esto es sólo la punta del iceberg.

Los emplea­dos de News Corp. supues­ta­mente con­tra­ta­ron a cono­ci­dos cri­mi­na­les para obte­ner infor­ma­ción pri­vada sobre el ex pri­mer minis­tro Gor­don Brown cuando a su hijo menor le diag­nos­ti­ca­ron fibro­sis quística.

Ade­más, se pre­sume que los emplea­dos de News Corp. con­tra­ta­ron inves­ti­ga­do­res para inter­ve­nir los telé­fo­nos de víc­ti­mas de los ata­ques terro­ris­tas del 9/11 en Esta­dos Uni­dos y del aten­tado con bom­bas per­pe­trado en el metro de Lon­dres el 7 de julio de 2005. Se supone que los emplea­dos de News Corp. le paga­ron a poli­cías para obte­ner de manera ile­gal infor­ma­ción sobre la reina Isabel.

Mien­tras tanto, Roger Ailes, de Fox News (tam­bién pro­pie­dad de Mur­doch), dirige una máquina de pro­pa­ganda bien engrasada.

Así las cosas, parece justo que Mur­doch se haya visto obli­gado a cerrar el tabloide News of the World, que haya tenido que aban­do­nar su apuesta por Bri­tish Sky Broad­cas­ting y que su repu­tación, que nunca fue ejem­plar, haya sido man­chada para siempre.

No importa qué tan ofen­siva o de mal gusto les parez­can a algu­nas per­so­nas la revista Hustler y el resto de mis publi­ca­cio­nes, lo impor­tante es que nadie ha apa­re­cido en esas pági­nas en con­tra de su voluntad.

_____________

Larry Clax­ton Flynt, Jr. Edi­tor esta­dou­ni­dense de la Revista para adul­tos Hustler con una fac­tu­ra­ción anual que ronda los 150 millo­nes de dóla­res. A lo largo de su vida Larry Flynt ha tomado parte en varias bata­llas lega­les rela­cio­na­das con la pri­mera enmienda de la cons­ti­tu­ción de los Esta­dos Uni­dos y se ha pre­sen­tado a la pre­si­den­cia varias veces. Sufre de un tras­torno bipo­lar y está para­li­zado de cin­tura para abajo debido a un intento de asesinato.

Rupert Mur­doch: Mag­nate aus­tra­liano direc­tor accio­nista de News Cor­po­ra­tion y Medios de comu­ni­ca­ción en el mundo recien­te­mente acu­sado de espio­naje tele­fó­nico para obte­ner pri­mi­cias perio­dís­ti­cas.

___________

Fuente: Washing­ton Post

Go to ARRIBA