Participación ciudadana 2.0

EN POR

Existe en los ciudadanos del mundo una necesidad casi constante de expresar sus opiniones, de mostrar sus complacencias, de participar activamente en la vida de su comunidad, de explorar abiertamente sus propios intereses de información en este universo de ideas y desde luego sentarse a discutir sus hallazgos en su vínculo social.

Años atrás esta empresa pudo haber resultado una tarea imposible para el ciudadano silvestre que estaba acostumbrado a recibir la información de los medios tradicionales con la expectativa de que estas se sostengan en la total imparcialidad. El discurso monocorde de la prensa sensacionalista por cierto, se encargaba de informar a los ciudadanos que el mundo se mantenía feliz y que deberíamos aprovechar esa felicidad.

Los años han pasado y actualmente estamos viviendo lo que se denomina ‘la revolución de la comunicaciones’ en un mundo globalizado, donde las información llega simultáneamente y de distintas fuentes; ahora ya no les resulta fácil ni económico para la gran prensa mundial mentirle al ciudadano, los datos se filtran, los testimonios caen en manos equivocadas, las evidencias ya no pueden ocultarse. Llegará el tiempo en que estos medios tradicionales absorbidos por sus propias falacias empiecen a sucumbir irreversiblemente a su derrota y de ellos solo quedará la historia de lo que pudieron ser en el planeta.

Los que transitamos en los avisperos de los blogs podemos afirmar que nos hemos manejado con un cierto soporte de individualidad  y hasta donde nuestras convicciones pueden alcanzar nos hemos mantenido firmes en nuestras opiniones, entendiendo además que muchos de los que escribimos en bitácoras encontramos la ruta sobre la marcha misma y quizás sin la debida preparación volcamos nuestras ideas a través de un post (artículo)  para que nuestros lectores entiendan el mensaje que deseamos transmitir.

La experiencia, como todo en la vida,  se va adquiriendo con el tiempo y de acuerdo al empeño que le pongamos a este asunto y con la idea primordial de que este trabajo (escribir en blogs) no tiene nada que ver con las ganancias que nos pueda reportar en un futuro, sino por el propio orgullo de sentir que lo que uno escribe pueda interesar a otra persona.

Muladar News siempre ha estado abierto y participativo al ‘ciberactivismo’ -o como quieran llamar a esta cuestión-, cuando los objetivos eran honestos y legítimos, pero en este camino debo reconocer que también se ha cometido muchos errores, ya sea porque los involucrados se han dejado arrastrar por la desidia de sus metas o porque el mensaje no llegaba a convencer al ciudadano participativo. Un claro ejemplo de esto puede ser ‘Adopta un Congresista’

Con la aparición de las redes sociales (Facebook, Twitter, Myspace) esta tarea se nos ha facilitado un poco más, la herramienta en cuestión nos lleva automáticamente al mismo espacio del futuro activista para proponerle o informarle de tal o cual idea. Ciertamente tenemos que reconocer que no basta con aceptar una propuesta o ‘clickear’ una campaña ‘simpática’ para que el proyecto como por arte de la providencia empiecen a darnos frutos, no, además de esto, también depende de que los involucrados empeñen su tiempo y sus ideas hacia la organización; se requiere del trabajo en conjunto y de las metas efectivas y transparentes de parte de los organizadores para que lo objetivos se alcancen con éxito. Un claro ejemplo de esto es lo que sucede con No a Keiko.

Por lo demás, debo afirmar que el ‘ciberactivismo’ con sus errores y aciertos, con sus excesos y ambiciones es una herramienta válida para proponer ideas, para transmitir nuestros mensajes en esa tarea que deseamos emprender, nadie debería sentirse postergado, cada uno de nosotros ‘ciudadanos de a pie’ es un activista en potencia, debemos ser consciente que somos instrumentos primordiales en la aventura de construir un mundo mejor a este que nos quieren imponer, no basta con aceptar las informaciones o discutirlas en nuestro medio interno, se necesita gente participativa, personas que estén dispuestas a brindar su vida en un testimonio de lucha continua para entregar como herencia esa sociedad justa que nosotros tanto reclamamos.

Empecemos ese reto.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*