Portal de literatura, contracultura arte música

Tag archive

Ernest Hemingway

FREDERICK FORSYTH: Un escritor de ficción con una vida de ficción

EN POR

FREDERICK-FORSYTH
Frederick Forsyth, el celebérrimo escritor inglés que lleva sazonando nuestras lecturas con unos personajes de ficción y que mucho tienen de reales, nos presenta esta vez su nueva novela “Cobra”. Especializado en los libros de ficción de intrigas internacionales plagadas de personajes y organizaciones maniqueas, este escritor que solo distingue entre blanco y negro, nos deleita esta vez una trama en la cual y mediante acciones encubiertas – guerra sucia para entendernos – se pretende hacer descabalgar al narcotráfico internacional.

Nos encontramos nuevamente con una novela en la cual el autor pulsa uno de sus componentes más
manidos, la grandiosidad. Forsyth nunca nos ofrecerá una historia modesta de estar por casa, todo en sus libros tiene cuando menos el rango de servicio de inteligencia nacional al más alto nivel en el papel de buenos y a los más grandes narcotraficantes, algunos incluso resucitados y evidentemente en bando de los malos, que han existido desde que las drogas se convirtieron en un asunto lúdico y de ocio en occidente.

La incursión en el mundo del narcotráfico, según su propia confesión en algunos medios se ha producido por la sobre abundancia que en los medios tiene hoy en día esa plaga. Como en el resto de sus libros, Forsyth comenzó la documentación hace 3 años cuando el tráfico de drogas se encontraba en pleno auge mediático.

También como en resto de sus obras, el autor británico comenzó a pensar ¿Qué pasaría sí? O ¿Qué ocurriría sí? La suma de la imaginación desbordante de este autor más una profunda y prolija documentación han hecho que vea la luz “Cobra”, su última novela.

Todo en la biografía de este conservador británico que vive una vida de terrateniente en su Inglaterra natal y que es uno de los baluartes públicos de los tories, hacía presagiar que en algún momento de su vida se convertiría en un escritor laureado, más que por la calidad de sus libros por la cantidad de ventas que sus obras alcanzan cada vez que las publica.

Habiendo alcanzado una provecta edad es uno de los pocos grandes de la venta de libros que reconoce sin ambages que escribe por dinero. Este pragmáticos en la casi tercera edad choca con el haberse comportado como una persona tremendamente pasional que incluso, y por poco tiempo, llegó a convertirse en matador de toros en los años de la posguerra española.

Con la juvenil edad de 18 años dejó sus estudios universitarios y se dirigió a la ciudad de Granada y posteriormente a Almería, donde además de estudiar en su universidad vivió en primera persona una sociedad adormilada por la posguerra. Estos fueron los hechos, aunque por confesión propia siempre ha reconocido que su viaje a España se debió a su interés por conocer a Ernest Hemingway y a su pulsión por ser matador de toros.

Tal era su afición al capote que llegó a ser alumno de la Escuela de Tauromaquia de Málaga y tuvo la oportunidad de teñir de rojo el albero con la sangre de algún que otro astado. Enterado su progenitor, un conservador británico que poseía una peletería, viajó a Málaga donde convenció a su hijo de que dejase el toreo a cambio de un año de vacaciones pagadas en Tánger, una de las ciudades del norte de África donde se concentraba la “movida” de aquella época.

Tras regresar al Reino Unido y con tan solo 19 años se convirtió en uno de los pilotos más jóvenes de la Royal Air Force, en la cual sirvió tan solo un año. A pesar de ser un medio, nos referimos al servicio en una unidad de cazas, donde se podía exudar adrenalina a raudales, la realidad es que le debió saber a poco ya que decidió dejar las alas por el periodismo.

Los siguientes tres años de su vida los pasó trabajando como reportero en un pequeño periódico local en el cual destacó lo suficiente como para ser fichado por la Agencia Reuters en el año 1961. Cuatro años después da el salto hasta la BBC en donde además de ser corresponsal diplomático, llego a cubrir los enfrentamientos bélicos de Biafra y Nigeria ya como corresponsal de Guerra. En 1968 es acusado de que sus reportajes de guerra son parciales y algunos inventados. Ese mismo año decide convertirse en escritor independiente.

Es muy posible que la Forsyth conociese durante esos años a los suficientes mercenarios, espías y personajes y situaciones turbias como para tener argumentos para un buen número de novelas. Lo cierto es que según confesión propia la documentación que realiza para cada libro es exhaustiva y que recorrer Roma con Santiago para llegar a las fuentes primarias que le permitan entender el universo figurado, aunque con base real, que reproduce en cada una de sus novelas.

La primera de sus novelas, “El día del Chacal”, y su primer éxito, la escribió por una cuestión tan alejada de la literatura en sentido pleno, como que necesitaba hacer dinero rápidamente. Después de haber sido despedido por la BBC y dejar su puesto de reportero en Biafra, se le ocurrió escribir una novela. Nadie, ni la editorial donde la publico ni el mismo, pensaron que la obra superarse los 4.000 o 5.000 libros vendidos. Sin embargo aquello fue un éxito – su primer éxito – tanto de ventas como de público. El “El día de Chacal” reconstruye un intento de asesinato del General De Gaulle.

Go to ARRIBA