Una boda para cien viudas de Hamás

EN POR

La nota infor­ma­tiva “Casa­miento Musul­mán: 450 novios se casan con niñas diez años en Gaza” llega a tra­vés de Minuto Digi­tal y Perio­dista Digi­tal y la noti­cia se pro­pago rápi­da­mente a tra­vés de los dife­ren­tes medios digitales.

Al Res­pecto es nece­sa­rio una aclaración:

Mula­dar News es un espa­cio digi­tal que difunde infor­ma­ción que va más allá del con­texto de lo polí­ti­ca­mente correcto y la reali­dad que nos pre­ten­den con­tar las influ­yen­tes agen­cias informativas.

Sin embargo nues­tros esfuer­zos no nos hace inmu­nes a come­ter cier­tos exce­sos o caer en grue­sos erro­res que nos des­vían de los obje­ti­vos trazados.

Mula­dar News no se oculta ante sus tro­pie­zos, no suprime, ni edita su infor­ma­ción (cuando se equi­voca). Mula­dar News no obe­dece a nin­guna reli­gión, a nin­gún grupo o par­tido político.

Mula­dar News acepta sus yerros y se com­pro­mete a mejo­rar cada día y a ser más cui­da­doso y con­se­cuente al momento de difun­dir cier­tas notas perio­dís­ti­cas de poco sus­tento para la cono­ci­miento de sus lectores.

Johan Espi­nal C.
Res­pon­sa­ble de Mula­dar News

Rec­ti­fi­ca­ción nece­sa­ria de la nota:

Una boda para cien viu­das de Hamás

nueva-nota

nueva-nota

EFE Gaza 10.07.2009
Ves­ti­das con un largo traje negro, guan­tes en las manos y velos cubrién­do­les el ros­tro, cien viu­das de Gaza han con­traído matri­mo­nio este vier­nes en una cere­mo­nia mul­ti­tu­di­na­ria con­vo­cada por el movi­miento isla­mista Hamás.

 

Este segundo matri­mo­nio, para estas cien viu­das, forma parte de la acción social sobre la que se funda el movi­miento isla­mista desde sus albo­res en la década de los ochenta, y que trata de dar res­puesta a los pro­ble­mas socia­les en la cas­ti­gada franja, con­tro­lada por Hamás desde junio de 2007.

De hecho, las cien muje­res, muchas de ellas con niños, per­die­ron a sus mari­dos en la última ofen­siva mili­tar israelí de fina­les de diciem­bre a media­dos de enero, en la que murie­ron unos 1.400 pales­ti­nos, la mayo­ría civi­les según dis­tin­tos gru­pos de dere­chos humanos.

Todos segui­do­res de Hamás y meno­res de 25 años, novios y novias han con­traído matri­mo­nio en pre­sen­cia de fami­lia­res e hijos de las viu­das, las niñas de blanco y los niños de estricto traje negro.

Ahmed al-Fayoomi, de 22 años, es uno de los novios que ha deci­dido sacri­fi­carse y con­traer hoy matri­mo­nio con una viuda, que no es sino su pro­pia cuñada.
“Alá, mi her­mano, murió en la gue­rra de los israe­líes con­tra Gaza y dejó siete hijos”, dice Fayoomi antes de la boda con Sabrin, dos años mayor que él.

La res­pon­sa­bi­li­dad de cui­dar de la familia

Según la ley islá­mica, y la de otros pue­blos de ori­gen semita, el her­mano de un hom­bre muerto debe cui­dar de la fami­lia que deja, y Fayoomi no ha elu­dido su com­pro­miso a pesar de que ello sig­ni­fica man­te­ner a siete vástagos.

“Yo soy el que debe cui­dar de la esposa de mi her­mano y de sus hijos”, sub­raya con orgu­llo. El de este joven no es el único caso. De hecho, la inmensa mayo­ría de los cien novios eran hasta ahora cuña­dos de las novias.

Para alen­tar a los hom­bres a no dejar a estas muje­res aban­do­na­das de por vida, el movi­miento isla­mista ha pagado a cada uno de ellos el equi­va­lente a 2.800 dóla­res (unos 2.000 euros), lo que se tra­duce en que algu­nos de los novios sean tam­bién hom­bres casa­dos, muchos con hijos, que deci­den tener una segunda mujer.

La ley islá­mica per­mite desde sus inicios que cada hom­bre puede tener hasta cua­tro muje­res.

“Hoy me caso con el her­mano de mi marido y estoy segura que él se sen­tirá feliz en su lugar de reposo por­que ahora sabe que su her­mano cui­dará de mi y de mis hijos”, declara una de las novias que pide no ser identificada.

Cubierta de pies a cabeza, según el rito islá­mico más estricto, sólo los ojos ver­des des­ta­can sobre el solemne traje negro que viste. Pero para ella, hoy, todo es felicidad.

“Estoy muy con­tenta por este matri­mo­nio”, ase­gura cons­ciente de que deja una con­di­ción que no es común en la con­ser­va­dora socie­dad pales­tina: la de no tener un hom­bre que cuide de la mujer.

La mayo­ría de las viu­das, infor­ma­ron fuen­tes del movi­miento isla­mista, esta­ban casa­das con mili­cia­nos de Hamás por lo que al morir en la ofen­siva israelí están con­si­de­ra­dos por la socie­dad pales­tina como “mártires”.

“Lo que hace­mos es un acto de bene­fi­cen­cia, una obli­ga­ción divina, inde­pen­dien­te­mente del dinero que te dan las orga­ni­za­cio­nes de Hamás”, coin­ci­den en seña­lar varios de los novios.

Moha­med Taha, de 23 años, se casa tam­bién con su cuñada, un año mayor que él, por­que “amaba tanto a mi her­mano que habién­dose con­ver­tido en már­tir he deci­dido cui­dar de su mujer y de su hijo”.

Un caso más extraño entre los matri­mo­nios arre­gla­dos este vier­nes por la lla­mada Cor­po­ra­ción Popu­lar para el Cui­dado de la Fami­lia, afi­liada a Hamás, es el de Jibril al-Naooq, de 20 años, que se casaba con la mujer de su tío, Asmaa, cinco años mayor que él y madre de dos hijos.

1 Comment

  1. en la foto no aparece ninguna viuda, solo las niñas que seran violadas por estos pederastas que se casan con estas creaturas indefensas, y la promesa que el coran da a los padres que que casar a sus ijas a temprana edad los llevara al cielo, y ahora dime ” quien hace el sacrificio”

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*